fbpx

 

La planta que más se ve en Santillana del Mar son los claveles del aire. Esas bolas que cuelgan de muchos balcones de la villa. Lo curioso es que no necesitan ni tierra ni raíces para vivir porque se nutren a través de las hojas. El agua la obtienen de la lluvia y la humedad ambiental por eso Santillana les va tan bien como hábitat.